15 nov. 2011

Los encuentros ocasionales

          Las experiencias gratificantes se acumulan cuando viajas. Una de ellas es la de los encuentros ocasionales que se producen con los naturales del país cuando recorres un sitio arqueológico, curioseas por un mercadillo o simplemente vagabundeas al azar por una ciudad... las charlas entabladas en esos momentos, por intranscendentes o banales que puedan parecer en un principio, a lo largo de los años me han permitido establecer la conclusión de que por encima de las diferencias culturales, de la disparidad del nivel de conocimientos que existen hoy en día entre las sociedades, el aislamiento en el que aún se desenvuelven algunas de ellas por diferentes motivos y la enorme desigualdad socio-económica que separa al puñado de naciones “desarrolladas” del resto del mundo, los seres humanos compartimos una serie de aspiraciones que nos permiten identificarnos como iguales y empatizar positivamente, ¡incluso!, en el limitado tiempo de conversación que se suele compartir en un encuentro ocasional.
          Recuerdo el afán de Mae por poner en práctica sus rudimentarios conocimientos de inglés y su deseo de perfeccionarlos porque aspiraba a convertirse en guía turística y, así, poder contribuir en un futuro a la mejora de su bienestar personal y el de su familia…  como a Budy, le costaba comprender, ¡buen indonesio!, que yo vivía en un territorio continental y no en una isla y como, al mismo tiempo,  manifestaba un insistente interés porque le explicara cómo era eso de la energía solar porque se había enterado de que en Europa obteníamos electricidad de la luz… o a Luis afirmando que, a pesar de todas las dificultades y problemas tremendos  a los que se enfrentaban los peruanos como sociedad, la situación del país había mejorado y creía que iba a seguir haciéndolo y como afirmaba con rotundidad que a su hijo no le iba a tocar dormir en la calle como le había ocurrido a él tiempo atrás.
          El afán de mejora personal, de contribuir con nuestro esfuerzo al bienestar de los seres que nos son queridos, la fe en el futuro y la curiosidad ante lo desconocido son unos rasgos con los que me identifico a título individual como ser humano… Y a lo largo de las conversaciones que acabo de reseñar, y de muchas otras, he logrado en múltiples ocasiones identificarlos en mis semejantes y esta circunstancia ha sido, es y, espero, sea, la que me ha permitido empatizar con ellos más allá de las evidentes y enriquecedoras diferencias culturales que parecen separarnos.

9 nov. 2011

El aroma del Lemongrass, el monzón y Krabi

        Me costó bastante decidir como llamar a este espacio...busque entre mis recuerdos durante varios dias y nada!...Sin embargo anoche abrí una caja de incienso y de golpe su aroma me dio la clave para nombrarle...los aromas son evocadores magníficos porque instantáneamente son capaces de acceder a lugares recóndicos en nuestra memoria con una intensidad inusitada. Todos los viajes están asociados en nuestra mente a un aroma y si de algún modo volvemos a olerlos son capaces de abrir puertas maravillosas a la ensoñación...a la ensoñacón de un instate indisolublemente unido a cada uno de ellos; un instante congelado en el tiempo al que nunca ponemos fecha porque lo importante no es cuando fue sino las sensaciones vividas en su transcurso.
Anoche, el delicado aroma del lemongrass no solo me proporcionó el nombre para el blog sino que me devolvió como por encanto las sensaciones de uno de esos momentos...la tarde era lluviosa porque el monzón azotaba con fuerza y de fondo se escuchaba una pieza de musica chill out de esas que sirven de banda sonora a los viajeros en los hoteles del sudeste asiatico...me encontraba sentada leyendo en un salón abierto a la exhuberante naturaleza que le rodeaba...estaba sola y no se muy bien porque repentinamente decidi que no era el momento de lecturas sino de interiorizar la enorme belleza de aquel momento...todo era perfecto y en cierto modo mágico, el silencio estaba presente e increiblemente ¡era sonoro!  fruto de la mezcla del sonido de la lluvia con el de la música; la luz tamizada por las cortinas de agua y el vapor que brotaba de su contacto con la tierra caliente contribuía la ensoñación de un modo tan fuerte que parecía que el tiempo su hubiera detenido y mi cuerpo sensible, como pocas veces en su vida, parecía querer disoverse en aquel ambiente...no se cuanto tiempo transcurrió, no fui, ni soy consciente aún hoy, pero lo que si recuerda cada una de las fibras nerviosas de mi mente es la inmesa sensación de paz y felicidad que experimente mientras duró...no fue una pérdida de conciencia porque todo mi ser vibró en consonancia con su entorno y aún hoy a impulso del aroma del Lemongrass es capaz de volver a experimentarlo...

Un espacio emocional

       Hola a todos y a todas... hace bastante tiempo que llevaba pensando en publicar este blog y creo que por fin he encontrado un motivo de peso para iniciar una andadura a través de la cual voy a compartir con vosotros los viajes que vengo realizando desde hace unos años y los que haga en el futuro... Viajar constituye para mi una experiencia personal muy intensa por cuanto la vinculo a la satisfacción de un deseo insaciable de conocimientos que siento desde que tengo memoria y de entrar en contacto con personas que viven realidades culturales muy diferentes a las que me he desenvuelto a lo largo de mi vida... Además me sirve para desconectar de las rutinas a las que estoy sometida la mayor parte del año... En estos tiempos de crisis socio-económica este último aspecto lo valoro muy especialmente porque me siento profundamente afectada en mi ánimo por la sucesión de acontecimientos desgraciados que vivimos y con los que cotidianamente nos golpean los medios de comunicación... Con la publicación de este blog no voy a lograr evadirme completamente de ello pero, al menos, procurare crear un espacio emocional donde solo actuen los sentimientos positivos que me han proporcionado mis temporales vagabundeos por el mundo... os invito a todos y a todas los que querais a acompañarme en esta nueva aventura a que aporteis todos los comentarios que se os vayan ocurriendo al hilo de mis recuerdos y reflexiones para que juntos construyamos y enriquezcamos este espacio personal abierto al mundo.